miércoles, noviembre 28, 2007

Reflexiones: los beneficios de la sonrisa.

La sonrisa es una de las actividades más beneficiosas para nuestro organismo y bienestar. Si una persona no pudiera reír, desde un punto de vista médico, acabaría enfermando.

La risa es una manera de reaccionar ante situaciones o expresar emociones. Es una conducta que favorece la confianza y la comunicación entre las personas: cuando reímos nuestro cerebro libera endorfinas, hormonas de la felicidad, que tienen capacidad de aliviar el dolor y equilibran el tono vital.



Algunos efectos físicos de la risa:

  • ejercicio: con cada carcajada ponemos en marcha casi 400 músculos, algunos incluso que sólo se ponen en marcha al reír .
  • limpieza: las lágrimas limpian los ojos; la risa también despeja la nariz y los oídos. También elimina toxinas ya que con el movimiento del diafragma se produce un efecto masaje en el aparato digestivo que ayuda a eliminar ácidos grasos y sustancias tóxicas.
  • oxigenación: entra el doble de aire en los pulmones, con lo que la piel se oxigena más.
  • analgésico: al liberar el cerebro endorfinas, unos minutos de risa actúan con un efecto analgésico.
  • rejuvenecedora: al reír estiramos y estimulamos los músculos de la cara: efecto tonificante y antiarrugas.
  • previene el infarto: fortalece los pulmones y el corazón, debido a los movimientos del diafragma.
También tiene ciertos efectos psicológicos:
  • elimina el estrés: al producir endorfinas y adrenalina, nuestro tono vital se reanima.También nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas.
  • proceso de regresión: puede generar un retorno a un momento anterior emocional como mecanismo para aliviar una realidad percibida como dolorosa o negativa.
  • exteriorización: a través de la risa exteriorizamos sentimientos y emociones; los efectos sociales de la risa son evidentes: es contagiosa y es una vía de ayuda a situaciones un tanto incómodas.

Con todos estos datos, parece mentira que muchas veces nos cueste arrancar una sonrisa, aunque sea pequeña.
Parece ser que según nos vamos haciendo adultos, reímos menos: los niños ríen unas 300 veces al día frente a las 100 de los adultos. Pero no por eso debemos desistir de sonreír, en cualquier momento o situación, una pequeña sonrisa es un gran regalo.

Es bueno tratar los asuntos con cierta dosis de humor. Nos va a ayudar a reducir tensiones, despierta nuestro interés y atención y si se manifiesta con naturalidad y de forma espontánea, puede contribuir a neutralizar conflictos y momentos difíciles.

Una frase de John Morreal afirma que:
La persona dotada de sentido del humor no sólo se mantiene más relajada ante situaciones de estrés, sino que además exhibe posturas más flexibles.


Artículos relacionados:

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

At 5/12/2009 9:39 p. m., Blogger Laura dice...

me encanto el escrito.Tendríamos que ser más niños y sonreir más verdad? Te mando una sonrisa

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home