viernes, febrero 15, 2008

Reflexión: Las consecuencias de la ira.

Controlar nuestra ira es algo que todos debemos aprender y poner en práctica en todas nuestras relaciones, pero sobre todo cuando tratamos con las personas que más significan para nosotros.
Algunas veces un miedo dispara nuestra cólera y actuamos sin pensar, impulsivamente. Y luego reparamos en nuestra falta y nos arrepentimos de haber alzado la voz o dicho algo que lastimó a la otra persona.


Respirar profundamente cuando la ira se presenta ayuda bastante, así como contar mentalmente hasta 10. Y más nos vale ejercitarnos en esta tarea antes que las consecuencias de nuestros arrebatos puedan ser dolorosas.
Comparto esta historia contigo para que reflexiones acerca de las consecuencias de la ira no controlada:

Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería de clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día, el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta.
Las semanas que siguieron, a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba menos clavos detrás de la puerta. Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llegó el día en que logró controlar su carácter durante todo el día.
Después de informar a su padre, éste le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter.
Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta... Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta. Le dijo:
"has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre.”

Es preferible auto controlarnos antes que lastimar movidos por nuestro mal genio a alguien que amamos. Porque incluso cuando podamos disculparnos, el dolor que hemos causado no desaparecerá.
Hoy procuremos guardar la calma, pensemos en la importancia de vivir en paz y evitemos confrontaciones sin real sentido. Hagamos que nuestros seres queridos sientan lo mucho que nos importan.

Artículos relacionados:

Etiquetas: , , , ,

2 Comentarios:

At 2/16/2008 2:57 p. m., Anonymous Con Aroma de Café dice...

http://www.conaromadecafe.es/p/historia-ira-61921

 
At 2/29/2008 9:17 a. m., Blogger Martín Bolívar dice...

Me es muy útil tu blog, te soy sincero, ya conocía la historia que cuentas pero me ha encantado volver a leerla. Recuerdo que alguien dijo, hace poco, que debemos controlar el animal que llevamos dentro. Tu blog me hizo recordar a un congreso que asistí sobre inteligencia emocional y se lo comenté a un amigo psicólogo que ahora es alcalde de un municipio asturiano. Y me explicó algo así, o así lo interpreté, yo, que es positivio salir a la calle y saludar a la gente con una sonrisa, les hace sentir bien a los otros y a tí también. Este alcalde, que está haciendo una buena labor en su mumicipio, y no lo digo porque sea mi amigo, declaraba en estos días que en los ocho meses de mandato ha conseguido cosas, trabajando en silencio, negociando con la Administración regional, en una labor que es mejor que la crispación normal y común de algunos grupos políticos. Me llama la atención que este señor recibe y habla con todo el mundo, les escucha, se pone en la piel del otro, aunque sean personas conflictivas que lo único que provocan es estresar e incordiar a todo el mundo. La verdad que un ejemplo. Me ha encantado el blog al que he llegado por la buena selección que hace la web Migramundo del periodista gallego Guillermo Pardo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home